+56 223416506
¡Bienvenidos a nuestra página web!
+56 223416506
Vaya al Contenido
Un nuevo audífono:
¿qué sucede ahora?
Teléfonos sonando, ruidos de la calle, canto de los pájaros: un buen audífono devolverá la vida al mundo de los sonidos. Si te has acostumbrado a vivir con dificultades auditivas, muchas impresiones sensoriales pueden ser abrumadoras al principio. No te desanimes. Tómese el tiempo suficiente para adaptarse a su nuevo audífono. Esto incluye acostumbrarse a la sensación física de tener el dispositivo en el oído, aparte de la sensación real de audición. Una cosa es segura: después de un período de ajuste, ¡nunca querrás estar sin tu audífono nuevamente!
Visión general:
  • ¿Qué puedo esperar en las primeras semanas?
  • ¿Qué puedo esperar durante la fase de familiarización?
  • ¿Cómo puedo ayudar a las personas que me rodean?
  • ¿Cómo puedo entrenar mi audición?
Llevar un audífono nuevo lleva tiempo acostumbrarse, especialmente al principio. La fase de familiarización incluye acostumbrarse a las sensaciones físicas, así como al nuevo sentido del oído. Sus oídos primero deben acostumbrarse a la sensación de usar un audífono. También el cerebro de repente tiene que comenzar a percibir y procesar muchos estímulos nuevamente. Es posible que haya pasado mucho tiempo desde la última vez que escuchó la gama completa de sonidos. Muchos de los ruidos de fondo que las personas con audición normal han aprendido a ignorar le parecerán nuevos, por lo que, para empezar, los encontrará mucho más difíciles de eliminar.

Mientras se está familiarizando con los muchos estímulos acústicos que lo rodean, su cerebro con el tiempo volverá a aprender cómo suprimir el ruido de fondo y enfocarse en los sonidos importantes. Se paciente. Después de algunas semanas o meses, ni siquiera notará que está usando un audífono.
¿Qué puedo esperar en las primeras semanas?
Dependiendo de la severidad de su pérdida auditiva , su entorno puede sonar simplemente amortiguado o puede que no pueda detectar ciertos sonidos. Con un audífono , su patrón de percepción cambiará abruptamente. Especialmente durante la fase de familiarización, los ruidos cotidianos pueden sonar sorprendentemente fuertes. Tu propia voz también puede sonar diferente. El sonido de ruidos familiares también puede cambiar en ciertas circunstancias. ¡No te desanimes!
¿Qué puedo esperar durante la fase de familiarización?
Date tiempo
Normalmente, se suprimen los estímulos auditivos sin importancia, como el susurro de las hojas o el golpeteo de los teclados en la oficina. Sin embargo, si ya no puede escuchar estos sonidos, el cerebro olvida cómo manejarlos. Por lo tanto, los centros de procesamiento de sonido en el cerebro necesitan aprender no solo que todo suena diferente con un audífono, sino también que necesitan filtrar ciertos sonidos nuevamente. Esto puede llevar un poco de tiempo.
Consejo
Para ayudar a su cerebro a acostumbrarse nuevamente a los niveles normales de ruido ambiental, y para restaurar su capacidad de filtrado, debe usar su audífono regularmente . Es importante ganar experiencia y no darse por vencido demasiado pronto .
Puede resultarle útil escribir sus experiencias y problemas en un diario. Esto le permitirá seguir su progreso personal. Si realmente tiene dificultades, comuníquese con nosotros para obtener asesoramiento.
Familiarícese con cómo manejar su audífono
Un paso importante para acostumbrarse a usar su nuevo audífono diariamente es familiarizarse primero con él. Pídale a su audiólogo que le explique cómo insertar y quitar el audífono, y practique regularmente. Aprenda a cuidar su audífono adecuadamente y cómo mantenerlo y limpiarlo . Pruebe las diferentes configuraciones y "escuche" las diferencias.

Para empezar, use su audífono en casa
Para empezar, use su audífono en un lugar tranquilo. Esto hará que sea más fácil para usted elegir sonidos e identificarlos correctamente, sin ser molestado por los ruidos de la calle o las conversaciones. También es una buena idea asegurarse de que sus entornos cotidianos estén lo más tranquilos posible.
Consejo
Al principio no es necesario usar su nuevo audífono todo el día. Si los sonidos se vuelven demasiado abrumadores, simplemente saque su audífono por un momento. Comience usándolo durante unas horas cada día, luego aumente el tiempo cada día hasta que pueda usarlo desde la mañana hasta la noche.

Incluso caminar al aire libre puede ayudarlo a practicar el uso de su audífono. Al aire libre, puede concentrarse en muchos sonidos silenciosos, sin altos niveles de ruido de fondo: el susurro de las hojas, el canto de los pájaros o el chapoteo del agua en una corriente.
Uso gradual de dispositivos electrónicos.
Cuando tenga un momento tranquilo, intente ver la televisión y escuchar la radio con su audífono incorporado. Recomendamos especialmente las noticias para sus primeros intentos. Los lectores de noticias están bien entrenados y articulan claramente. Los elementos se suceden uno tras otro, y hay muy poco ruido de fondo en forma de música o efectos de sonido.



Entonces intenta llamar a un amigo. Idealmente, baje el volumen inicialmente y ajústelo según sea necesario durante la llamada. Si necesita más accesorios para ayudarlo a aprovechar al máximo su teléfono o televisor, pídale consejo a su audiólogo.
Acepta el desafío de la conversación
Las primeras conversaciones que tenga con el audífono deben tener lugar en un ambiente relajado. Le recomendamos que hable con solo una o dos personas y siempre mantenga la conversación en un entorno tranquilo sin ruido de fondo, como un televisor o electrodomésticos. Explique a las personas con las que está hablando cómo la discapacidad auditiva afecta la comunicación y cómo pueden ayudarlo en las conversaciones.

Hay varios consejos útiles para conversaciones que también pueden ser valiosos en situaciones en las que hay más ruido de fondo:

  • Elige el lugar adecuado para escuchar. Los micrófonos en su audífono generalmente están orientados hacia el frente. Si la persona con la que está hablando está sentada detrás de usted o a su lado, le resultará más difícil entenderla. Colóquese frente a la persona con la que está hablando, idealmente cara a cara. Esto también facilitará la lectura de los labios.
  • Si la conversación se desarrolla en un grupo grande, solicite a los participantes que recuerden las reglas de la conversación. Hablar con claridad y turnarse para hablar puede contribuir enormemente a la comprensión. Las conversaciones a veces se desarrollan rápidamente. No te frustres si no puedes seguir todo. Simplemente pídale a alguien que resuma lo que se dijo.
  • Vigila las expresiones faciales y los gestos. Si hace un esfuerzo consciente para mirar la boca de la persona con la que está hablando, puede aprender a traducir los movimientos en palabras. El cerebro ya usa esta técnica inconscientemente para dar sentido a las palabras murmuradas. Con un poco de práctica, puedes entrenar y hacer uso de esta habilidad.

El paso final: entornos ruidosos
Una vez que se haya acostumbrado a su audífono, intente usarlo en entornos con altos niveles de ruido de fondo, como en la calle o en un restaurante. También puede usar esta configuración para ver qué tan bien puede filtrar los ruidos de fondo y mantener una conversación.

Escuchar mejor puede ser una experiencia desconocida
A menudo son los amigos o familiares de una persona los que los alientan a que se les haga un examen auditivo. Si se recomienda un audífono, lo importante es ser paciente y esperar a que se establezca la experiencia de sonido ideal. Una vez que el sentido de la audición de una persona ha mejorado gracias a su audífono, los usuarios de audífonos generalmente experimentan el cambio como una avalancha de estímulos desconocidos. Después de un largo período de audición reducida, ¡puede sorprender cuánto ruido hay en el mundo! La nueva sensación de audición no será perfecta al principio, y por un corto tiempo puede incluso ser desagradable. Incluso el sonido de su propia voz puede ser inicialmente inquietante. Esto se conoce como el efecto de oclusión. Es causada por la conducción ósea osteo-timpánica, que puede provocar la intensificación de frecuencias más bajas. El sonido percibido a menudo se describe como su propia voz que resuena en su cabeza. Para contrarrestar esto, el audiólogo ajustará individualmente la relación de ventilación y amplificación.
Cuando use un nuevo audífono, debe darse tiempo para adaptarse a las nuevas impresiones sensoriales. Para empezar, es una buena idea usar el audífono durante unas pocas horas al día. Desde un punto de vista técnico, el audífono en sí presenta varios programas que lo ayudarán a lograr un comienzo gradual.
El diálogo y el apoyo regular de su médico es esencial durante la fase de familiarización. Tómate las cosas con calma. Date tiempo para dejar atrás el silencio no deseado y disfrutar de los sonidos al máximo una vez más.
¿Cómo puedo ayudar a las personas que me rodean?
A alguien con discapacidad auditiva se le da un audífono, hasta ahora, todo bien. Pero no es solo la tecnología lo que contribuye a una mejor audición. El contexto social también es importante. Los amigos y familiares son una valiosa fuente de apoyo.
Que recordar
La calidad más valiosa que necesitan sus socios de comunicación es la paciencia. Pero la persona con pérdida auditiva lo necesita en igual medida. Sé paciente contigo mismo y no esperes demasiado demasiado pronto. Acostumbrarse a usar su audífono será un proceso lento: para la mayoría de las personas, no se trata simplemente de encenderlo y volver a escuchar bien. Después de todo, escuchar es una actividad que involucra al cerebro, y el cerebro primero debe ser reentrenado.

La concentración también es esencial.
Las personas con pérdida auditiva generalmente tienen que concentrarse mucho para seguir una conversación, especialmente en un grupo grande.
Simplemente escuchar 'con medio oído' no es una opción.
Date suficiente tiempo y concéntrate todo lo que necesites para seguir una conversación.
Nuestro consejo: tómalo con calma.
Con un poco de paciencia y concentración, descubrirá que puede disfrutar una vez más de conversaciones en grupos más grandes.
Se honesto
Ser honesto y abierto con las personas con las que estás hablando es igual de importante. Sonreír, asentir y decir que sí no ayuda a nadie. Simplemente genera frustración en ambos lados. Diga abiertamente si no ha entendido (completamente) algo, y siga diciéndolo.

Puede ser un trabajo duro, pero no hay forma de evitarlo. Explique claramente que no ha entendido, pídale a las personas que hablen más claramente o parafraseen lo que dijeron, o pídales que lo miren mientras hablan. Las personas que no tienen problemas de audición no serán conscientes de estas simples reglas. Es posible que deba señalarlos más de una vez a amigos o familiares.
¿Cómo puedo entrenar mi audición?
Los ruidos de la calle, los anuncios de la plataforma del ferrocarril o el balbuceo en un café pueden ser un desafío. En estas situaciones, a menudo es difícil entender todo o enfocarse en la persona con la que está hablando. Si bien los audífonos pueden ayudar, en realidad comprender lo que está escuchando es una tarea para el cerebro. Afortunadamente, el cerebro puede ser entrenado. A continuación hay cinco ejercicios prácticos para situaciones cotidianas:
1. Localizando sonidos
La audición direccional es extremadamente importante, especialmente cuando está de viaje. Si escucha que se acerca una ambulancia, por ejemplo, debe salir del camino. Puede practicar esta habilidad parándose en una plaza ocupada, por ejemplo, y seleccionando ciertos sonidos. Puede ser una conversación, el sonido de los talones en el pavimento o el ladrido de un perro. Intenta identificar diferentes sonidos y determinar la dirección de donde provienen. Esto también ayudará a entrenar su concentración y memoria de trabajo.

2. Sonidos y emociones.
Tómese unos minutos para sentarse en un banco del parque o en un balcón, y cierre los ojos. Concéntrese en los sonidos individuales que puede escuchar y preste atención a las emociones que desencadenan. Ciertos sonidos a menudo se asocian con una emoción o memoria específica. Los sonidos desagradables se pueden suprimir más fácilmente, por ejemplo, cuanto más rápido y más fácilmente se reconocen.

3. Audición dirigida
La mayoría de las personas se sienten abrumadas por los altos niveles de ruido en espacios abarrotados. Para las personas con audición reducida, la comprensión también es un trabajo duro. Como resultado, tienden a evitar o retirarse de tales situaciones. Pero este no tiene por qué ser el caso si entrena su 'audiencia específica'. Busque un entorno en el que haya un alto nivel de ruido ambiental, como un restaurante o una estación de ferrocarril, y concéntrese exclusivamente en una fuente de sonido. Su audición selectiva mejorará con el tiempo.

4. Doble información
Este ejercicio se basa en el anterior. Pide a dos personas que te ayuden sentándote a cada lado. Pídales a ambos que comiencen a hablar con usted e intente seguir lo que ambos están diciendo. Esto entrena su capacidad de escuchar en ambas direcciones y ayuda a mejorar su comprensión del habla, lo que puede ser realmente útil en situaciones ruidosas.

5. Comprensión sin palabras
Cuando escuchamos a alguien, inconscientemente prestamos atención a los gestos de esa persona y, sobre todo, a sus expresiones faciales, al mismo tiempo. Esto puede ayudarnos a interpretar lo que se dice en el contexto correcto. Puede perfeccionar esta habilidad silenciando las noticias de televisión e intentando descifrar de qué está hablando el lector de noticias utilizando solo los movimientos de sus labios, cara, lengua y laringe.
Si aún no se siente cómodo acostumbrándose a los nuevos sonidos, hable con uno de nuestros profesionales, que puede hacer ajustes que puedan ayudarlo.
Pida mas información
¿Tiene preguntas? Háganos saber cómo responderle.



COMPANY
Un amigo es el que siendo ciego te puede mirar y siendo sordo te puede escuchar” (Anónimo)
CONTACTO
American Ear / Av. Salvador 1330
Providencia, R.M.

+56 223416506
consultas.americanear@gmail.com
FOLLOW
Regreso al contenido